jueves, 7 de mayo de 2009

HISTORIA CELTA: PICTOS Y ESCOTOS






Se cree que las primeras personas que habitaron Escocia llegaron del sur. Lo que hoy se sabe, es que vivían en refugios hechos con madera y pieles y que construían diferentes tipos de herramientas de piedra (puntas de flechas, hojas de espadas, astillas y punzones)Eran comunidades nómades que vivían de la caza y la pesca. Utilizaban el fuego para cocinar y para calentarse y las pieles de animales para vestirse.En Kinloch en la Isla de Rum en las Hébridas interiores, se hallaron rastros de su forma de vida. Con el transcurso del tiempo, las comunidades pasaron a ser pobladores permanentes y comenzaron a trabajar la tierra. Hacían todo tipo de joyas de piedra, y sus casas eran de piedra, como las que se encontraron en la Bahía de Skaill en la costa oeste de Orkney. Algunos de estos lugares fueron abandonados y los arqueólogos aún hoy no pueden explicarnos porqué. Sin embargo, ellos dejaron magníficos monumentos de piedra como los que se encuentran en Stenness, The Ring of Brogar y Callanish en la Isla de Lewis.Hasta hoy estos monumentos circulares son un enigma. Todavía, los arqueólogos no saben si estos lugares eran templos u observatorios astronómicos.
Pictos, Escotos,
Escocia fue poblada por cuatro grupos de pobladores. Los Pictos que vivían principalmente en el norte y noreste y hablaban una especie de idioma celta que se perdió completamente.Los Escotos que eran colonos celtas que se instalaron en las Tierras Altas Occidentales en el siglo IV y que provenían de Irlanda.El tercer grupo era el de los Británicos que ocupaban las Tierras Bajas. Se creía que abandonaron su antiguo estilo de vida tribal en el siglo VI.Finalmente, el último grupo era el de los Anglos que provenían de Northumbria y vivían en las Tierras Bajas.
Los Pictos: ocupaban el norte y noreste de Escocia. Eran excelentes guerreros y los romanos los llamaban “Picti” (los pintados) ya que la mayoría de las veces ellos iban a la batalla completamente desnudos para mostrar sus cuerpos tatuados. En realidad, eran celtas, los ancestros de las personas que construyeron los monumentos circulares.Los pictos heredaban sus derechos, nombres y propiedad de sus madresEra una sociedad culta que podía darse el lujo de emplear a todo tipo de artesanos altamente capacitados, en particular, los escultores quienes nos dejaron el maravilloso legado de las piedras talladas.
José Anderson y Romilly Allen estudiaron y clasificaron estas piedras hace aproximadamente unos 60 años. Parte de su trabajo consistió en la clasificación de las piedras en tres grupos distintos: · Clase I. Comprenden diseños que están grabados sobre las rocas naturales. No contienen referencias cristianas. Se cree que datan de un período entre los siglos IV y IX. · Clase II. Típicamente, estas piedras son losas erguidas y pesadas, que poseen tallados cristianos en una de sus caras y diseños en la otra cara. A veces, los bordes están cubiertos de complicados dibujos. Una excepción es Dyce II la cual posee símbolos pictos y cristianos grabados en la misma cara. · Clase III. Las piedras son similares a las de la clase II pero sin dibujos pre- cristianos. Las figuras están generalmente vestidas con largas capas. Algunas poseen cinturones, espadas, escudos y lanzas. Estos escudos son por lo general pequeños escudos redondos. Hay hombres de a pie con hachas pero ninguno de los jinetes está armado. Los cazadores por lo general están acompañados de una especie de galgos y algunos venados aparecen como trofeos. Los Gododdin: Ellos ocupaban la zona del sur del Estuario del Forth en los Lothians. Los romanos los llamaban “Votadini” y vivían pacíficamente bajo el dominio romano. Su bastión estaba en “Din Eidyn” hoy Edimburgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada